Scioli en Arrecifes con Marcos Di Palma

“Me preocupa el nuevo ajuste, el que se viene”, disparó Daniel Scioli en la conferencia de prensa que ofreció en la tarde de este miércoles en Arrecifes, en el taller de Marcos Di Palma, en ruta 8. El ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires y ex candidato a presidente de la Nación llegó a nuestra ciudad en el auto particular del piloto arrecifeño, quien lo acompañó también en San Pedro.

“En el recordado debate con Macri dije lo que iba a pasar, y lamentablemente pasó. Espero que ahora no digan que hago una campaña del medio, pero después de las elecciones se viene otro cruel ajuste para los argentinos”, agregó.

Respecto del futuro del Justicialismo de cara a las elecciones Scioli prefirió “no hablar de nombres sino de proyectos políticos. Y creo que las PASO serán la herramienta adecuada para determinar el camino a seguir”. Tampoco mostró las cartas en cuanto a sus intenciones para los próximos comicios: “Estoy al lado de la gente, como lo estuve siempre y lo sigo haciendo ahora, visitando a los vecinos, a los trabajadores, quienes me cuentan en primera persona lo que están sufriendo con estas políticas liberales. Y en el futuro estaré donde se me necesite, aportando mi experiencia de 20 años en política y 60 de edad”.

Cuando se le preguntó por la gestión de María Eugenia Vidal, que lo sucedió en la Gobernación bonaerense, Scioli sorprendió quitándole responsabilidades en las dificultades que debe afrontar: “Yo estuve en ese lugar y sé de lo que hablo. No se puede hacer mucho con un gobierno nacional aplicando estas políticas de ajuste, beneficiando sólo a los más poderosos y a los sectores financieros. Ni siquiera el conflicto docente es culpa de la Gobernadora, ya que el mismo conflicto se presenta en todos los sectores trabajadores: si te aumentan un 100% las tarifas y un 19% el salario, la cosa no cierra. Hasta el FMI acaba de decir que la inflación de 2017 llegará al 40%”.

Para finalizar, el ex gobernador destacó el apoyo y la colaboración de Marcos Di Palma: “Es una persona incondicional y tiene una sensibilidad popular enorme. Me gusta hablar con él porque me cuenta lo que realmente le pasa a sus vecinos, a la gente con la que Marcos habla cara a cara todo el tiempo y en todo el país. Y es elogiable porque tiene su empresa, tiene su vida económica resuelta y, sin embargo, se la sigue jugando por su gente y pagando los costos que le significa identificarse tan claramente con una idea política”.

Comentarios

comentarios