Yo no puedo escribirles (por ahora), por eso mis padres lo hacen por mí. En realidad, todos pensamos y sentimos lo mismo.

Estamos profundamente agradecidos a todo el apoyo que recibimos de la comunidad de Arrecifes colaborando, cada uno dentro de sus posibilidades, para mi recuperación.

El domingo pasado, nuestros amigos de ANAR realizaron una colecta mediante una rifa, en una iniciativa que nadie les pidió sino que salió de ellos, y eso es lo más valorable para nosotros. Por eso nos vemos en la obligación de agradecerles.

Con la mejor voluntad del mundo, y un enorme corazón, se instalaron en el busto de San Martín con la intención de pedirle a la gente que paseaba por allí, que colabore. Pero casi ni tuvieron que pedírselo, porque los arrecifeños que sabían de la colecta buscaban solos comprar la rifa para colaborar.

La generosidad y el sentimiento de la gente de nuestra ciudad no deja de sorprendernos, y no podemos hacer menos que agradecerles de corazón. A todos. A los que pudieron colaborar y a los que no pudieron pero hubieran querido hacerlo.

También, nuestra gratitud hacia todos los que día a día entran en el grupo de Facebook que se creó haciendo fuerza por mi recuperación, rezando y leyendo lo que mi padre escribe sobre lo que estoy pasando. ¡Gracias a todos ellos!

Es muy duro el momento que nos toca vivir y muy difícil esta batalla. Pero con la fuerza y la fe de todos ustedes me ayudan.

Mil gracias a todos.

A esto lo escriben mis padres por mí, pero hagan de cuenta que lo firmo yo.

Anyi Casella

Comentarios

comentarios