Avance en beneficio de comercios y consumidores usuarios de tarjetas de crédito y débito

La Cámara de Comercio e Industria de Arrecifes informa que, por gestiones de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), luego de más de dos años de gestiones para que esto ocurra, la empresa Prisma (licenciataria de Visa, Banelco, PagoMisCuentas y TodoPago) se desprendió del 51% de la compañía, que fue adquirida por el fondo estadounidense Advent, y tiene un plazo de tres años para vender el 49% restante.

Es importante mencionar que este proceso se inició con la denuncia efectuada por la CAC ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) en el año 2016, en la cual se plantearon varios puntos como el cobro de aranceles sobre el tope permitido por la ley, tanto para las tarjetas de crédito como para las de débito; las altas tasas cobradas unilateralmente por Prisma para compras en cuotas y cantidad de días de acreditación de los pagos para ambos tipos de tarjetas. Todas estas medidas de Prisma, en perjuicio de comercios y consumidores usuarios de estos medios de pago.  

Además, se solicitó que Prisma dejara de fijar las tasas de financiamiento de las operaciones en cuotas con la tarjeta de crédito Visa, y de intercambio (la cual debe ser fijada por los bancos emisores). También se pedía que no se permitiera la toma de control de Banelco por parte de Prisma. Hoy la CAC ve con satisfacción los resultados que alcanzó tras largas gestiones y reuniones de trabajo.

De esta forma, se rompe la integración vertical entre bancos emisores y empresa adquirente, así como la integración horizontal entre los bancos emisores. Esto permitirá el ingreso de nuevas empresas en el mercado de tarjetas de crédito con beneficios para comercios, consumidores y para la economía en general.

También, como resultado de la acción de la CAC, se logró un acuerdo con las entidades representantes del sistema de tarjetas de crédito y débito, que estableció una reducción de los aranceles que se cobran por el uso de ese sistema de pago.

En consecuencia, el arancel para ventas con tarjetas de crédito, que originariamente era del 3%, ahora pasó a ser de 2,15% mientras que con tarjetas de débito es de 1,0%. La reducción del costo seguirá escalonadamente hasta llegar a un 1,8%  en tarjetas de crédito y un 0,8%  en tarjetas de débito, en enero del 2021.

Comentarios

comentarios