LA IMPORTANCIA DE DECIR “PERDÓN”

LA IMPORTANCIA DE DECIR “PERDÓN”



Por Silvia Reparaz, coaching ontológica

Ya vamos completando la serie de Declaraciones Básicas…

Así como hablamos de la importancia de decir y/o recibir un GRACIAS, ahora vamos a examinar su reverso. Cuando no cumplimos con aquello con lo que nos hemos comprometido o cuando nuestras acciones, aún sin proponérnoslo, hacen daño a otros, debemos asumir responsabilidad por ello. La forma en que normalmente lo hacemos es diciendo PERDÓN.

Habitualmente lo manifestamos “pidiendo perdón”; y al pedirlo, pasamos a depender de que el otro “acepte” nuestro perdón. O sea, que el otro decida perdonar, ya no nos involucra.

El decir PERDÓN es un acto de liberación personal. Y al DECIRLO empieza nuestro alivio.

Muchas veces decir perdón no es suficiente para hacernos responsables de las consecuencias y es necesario reparar el daño que hemos hecho o compensar al otro.

Por otro lado, cuando no perdonamos nos ponemos en un lugar de víctima y consideramos que tenemos derecho a estar RESENTIDOS.

Lo que no podemos ver es que ese resentimiento nos hace esclavos de quien culpamos y, por lo tanto, empaña nuestra Felicidad, nuestra Libertad y Paz Interior.

El RESENTIMIENTO vive en una esclavitud del alma.

El perdón a nosotros mismos tiene el mismo efecto liberador y hacerlo es una manifestación de amor, a nosotros mismos y a la propia vida; está relacionado con nuestra AUTOESTIMA.

Vivir en el resentimiento es como aferrarse a una brasa encendida con la intención de que el otro se queme.

¿Solemos tener la valentía y humildad de decir PERDÓN?, ¿de PERDONAR? Y la más importante, ¿nos perdonamos a nosotros mismos?

¡Gracias por leerme! ¡Y me encantaría leerlos a ustedes!

Las sesiones individuales son por videollamada o Skype.  Tus consultas siempre son bienvenidas. ¡Gracias por leerme!

SILVIA REPARAZ
Whatsapp: 11-4071-2275
Web: www.siendoelcoach.com
Instagram: @tu_coach_hoy

Comentarios

comentarios