Las celebraciones de fin de año son, muchas veces, un imán para los excesos. Resaca, atracones y mala digestión nos pueden arruinar el momento. Los consejos de tus amigos de Fondo de Olla para esta época del año.

El alcohol tiene algunas ventajas. Puede relajar a la gente y en cantidades pequeñas estimula la producción de hormonas digestivas importantes, además de aumentar el flujo de la sangre del hígado. Esto es muy útil para ayudar con la digestión y la absorción del banquete de Navidad…

Sin embargo, también puede arruinar uno de los mejores momentos del año. Demasiado alcohol puede inhibir el estómago vacío, provocando una indigestión extrema… Además, es probable que en estas condiciones te mandés un moco que moleste a los parientes (esos a los que no viste en todo el año y no te bancás mucho). Los borrachos y los chicos dicen la verdad…. En las fiestas es tole tole seguro.

Muchos de nosotros, sabemos muy bien cuáles son las miserias de una mala resaca. Lo interesante, entonces, es echar mano a estos trucos para ir preparando al cuerpo.

1. Comenzá cada día con un buen desayuno que contenga carbohidratos. Una taza de cereales es ideal, porque sacia el hambre y ayuda a alinear el estómago. También es bueno comer fruta en la comida más importante del día, porque favorece la asimilación del resto de los alimentos.

2. No tomés con el estómago vacío. El alcohol será absorbido muy rápidamente en el torrente sanguíneo, que alcanzará altos niveles antes de que tengas tiempo para metabolizarlo. Además, el efecto irritante que el alcohol puede tener en las paredes delicadas del estómago se convertirá en algo “turbulento”. Muchas personas consumen leche o hidratos de carbono y los más extremos incluso consumen algunas cucharadas de aceite de oliva, para prevenir los efectos. Nosotros no somos tan extremos.

3. Para quitar la sed comenzá con una bebida sin alcohol, pero por sobre todas las cosas tomá mucha agua: depura el organismo y evita la deshidratación. La fórmula es simple y efectiva: un vaso de vino por un vaso de agua, por ejemplo.

4. Los días anteriores o posteriores a las fiestas es recomendable una dieta con yogures y fruta durante todo el día que harán que nuestro organismo descanse. El ananá tiene bromelina que ayuda a digerir las proteínas.

5. Otro elemento importante contra la resaca, es dormir bien y tomar líquidos azucarados.

Los porqué de la maldita resaca

El etanol, producto químico alcohólico principal en muchas bebidas, puede hacer un verdadero desastre con pocas cantidades. Puede aumentar la sed, el dolor de cabeza, la fatiga, las náuseas, etc..

El alcohol tiene unas moléculas orgánicas complejas como polifenoles. El metanol, la histamina, los taninos, entre otros, pueden ser los causantes de los malestares, aunque muchos sugieren que el metanol es el verdadero bandido de la cuestión porque metaboliza al formaldehído y al ácido fórmico. Y son estos productos químicos los que causan los síntomas de una resaca.

Los alcoholes más oscuros y los más dulces tienen más de estas moléculas que los claros o pálidos. De esta manera, los síntomas de la resaca disminuyen en severidad desde el brandy, pasando por el vino tinto, el ron, el whisky, el vino blanco, la ginebra y el vodka. El whisky, por ejemplo, produce dos veces tantos síntomas de la resaca como la misma “dosis” del vodka.

Esperamos que estos consejos te sean útiles. Felices Fiestas.

www.FondoDeOlla.com

Comentarios

comentarios