Las vueltas de la vida son cortas. Mucho más en política. Los concejales que hace poco denunciaron presiones de los trabajadores municipales para que se apruebe el Presupuesto municipal 2012 y se rasgaron las vestiduras, son los mismos que anoche sesionaron con presiones y gritos hacia los concejales del oficialismo para defender los bolsillos del campo.

La sesión se desarrolló con un grupo de productores rurales (hombres y mujeres), que molestaron e intentaron ejercer presión hablando encima de las palabras y votos de los ediles del Frente para la Victoria, quienes se oponían a este proyecto porque se trató absolutamente fuera de tiempo y no tiene ni sentido ni validez. Al presidente del Concejo, Marcos Pernicone, le gritaron entre otras cosas que no tiene ni idea del cargo que está ocupando y que se acuerde de su abuelo. Las más irrespetuosas fueron las mujeres presentes.

Gente considerada muy educada en nuestra sociedad, con altísimo poder adquisitivo y a la vista absolutamente respetable, mostró actitudes fuera de lugar. Para ellos, es una “libre manifestación civilizada y democrática”. Cuando la ejercen, por ejemplo, los trabajadores municipales, mucho más humildes, son “patoteros, desubicados y ‘negros maleducados'”.

En síntesis, lo que se aprobó el martes por la noche, en sesión extraordinaria convocada de urgencia, fue pedirle al gobernador Scioli que retire el proyecto presentado ante la Legislatura bonaerense que contempla el aumento del impuesto inmobiliario rural. Este pedido es absolutamente inviable y muestra el grave desconocimiento de los concejales que lo presentaron y lo aprobaron, puesto que ya tiene media sanción de Senadores y de ninguna manera puede ser retirado.

Lo aprobaron los ocho concejales de la oposición y se opusieron los seis del oficialismo, según la siguiente:

RESOLUCION

Artículo 1°: El HCD de Arrecifes se dirige al Señor Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Dn. Daniel Osvaldo Scioli, a los fines de expresa su opinión contraria al proyecto enviado a la Honorable Legislatura Bonaerense, mediante la que se modifica  el parámetro utilizado como base del impuesto inmobiliario rural, y que significa un desmesurado e inoportuno incremento de los montos que deben abonar los productores rurales, así como también que en él se prevé un incremento en la tasa del impuesto sobre los ingresos brutos que abona el sector comercial, aumentando la presión impositiva también sobre este segmento de la economía.-

Artículo Segundo: Expresarle al mismo tiempo, que se vería con agrado, el retiro del proyecto tal cual ha sido remitido, y que previo a su reingreso legislativo, se trabaje en forma mancomunada, el Gobierno y las entidades representativas  del sector productivo rural y comercial, en el estudio y elaboración de las pautas, que determinen el valor óptimo para cada Partido, atendiendo a sus particulares características y situación.-

Comentarios

comentarios