PUBLICACIÓN PEDIDA

Arrecifes, 2 de julio de 2012.

Ante las denuncias hechas públicas a través de algunos medios de comunicación sobre supuestas irregularidades en la atención del parto en que nació mi nieta, María Paula Jordán, y sin intención de entrar en ningún tipo de polémicas, deseo realizar una serie de aclaraciones.

El objetivo de esta carta es no faltar a la verdad y no avalar, con mi silencio, hechos que no ocurrieron como se cuentan, en el Hospital Municipal de Arrecifes.

Evitando entrar en detalles de índole privado y familiar, por respeto a mi hijo, el padre de la bebe, quiero destacar que fui yo quien acompañó a mi nuera al Hospital luego de que rompiera la bolsa. Llegamos a las 6 de la mañana del 23 de mayo y fue atendida de inmediato.

La profesional que la recibió, la Dra. Gabriela Chamorro, se ocupó de ella como corresponde. Y como no conocía su caso, ya que la obstetra que atendió a mi nuera en algunos controles que se hizo durante su embarazo estaba de vacaciones, se guió por la última ecografía que le realizaron.

Como los estudios y su cuadro de ese momento indicaban que se encontraba dentro de los parámetros normales, se esperó un parto natural y no se le realizó una cesárea.

A las 17:25 nació la beba, luego de un parto traumático al presentarse encajada de cabeza y comprobar que la nena pesaba 1,5 kilos más que lo que indicaba la última ecografía, que fue hecha en forma privada.

Tanto el pediatra como la obstetra que intervinieron en el parto hicieron un enorme esfuerzo para resolver esta complicada situación y en diez minutos lograron sacar a la beba, con absoluto profesionalismo y dedicación ante un nacimiento difícil.

Desde el director del Hospital, Dr. Martín, pasando por los profesionales que atendieron el parto y las enfermeras (que hasta le pusieron música a la bebé para relajarla), todos actuaron en forma más que correcta; tanto durante el pre-parto como en el nacimiento y en el post-parto, ofreciendo todas las gestiones necesarias para el traslado de la beba si fuera necesario.

Es cierto que mi nieta presenta algunos moretones y un bracito fracturado producto de lo traumático del parto y de las enormes dificultades que se presentaron para sacarla. Pero afortunadamente goza de buena salud y responde perfectamente a los estímulos como cualquier bebe de un mes de vida. Actualmente sufre una bronquiolitis, que adquirió después y nada tiene que ver con su atención en el Hospital Municipal. Y gracias a Dios mi nuera también se encuentra en perfecto estado de salud.

Mi intención de aclarar el tema es a los efectos de no faltar a la verdad y de no ser injustos con nuestro Hospital y sus profesionales que muchas veces, como en este caso, son atacados sin razón. De parte de mi familia estamos plenamente conformes con la atención recibida en el nacimiento de mi nieta. Y también, no alarmar a la población generando fantasmas sobre un Hospital Municipal del que necesitamos todos, en el que hemos nacido muchas generaciones de arrecifeños y seguirán naciendo, sin inconvenientes y con la atención que todos merecemos.

No es mi deseo entrar en polémicas con nadie; simplemente quedar tranquila con mi conciencia relatando la verdad de lo acontecido y poniendo punto final, de mi parte, al tema.

Agradezco la publicación de esta carta.

Julia Bochatay – DNI 12.460.722

Comentarios

comentarios