Entre ayer y hoy se produjeron en Arrecifes dos fallecimientos de personas que han cumplido un rol importante dentro de nuestra sociedad, cada uno desde sus respectivas actividades.

Ayer martes dejó de existir Ricardo Nadal (62), empresario que le dio un impulso turístico a Arrecifes dotándolo del mejor hotel de la ciudad, la conocida La Posada de Nadal, con una importante inversión que en su momento suponía asumir un gran riesgo que terminó resultando exitoso. Fue un visionario en este aspecto, además de una persona muy apreciada.

Hoy, en tanto, falleció Arnoldo “Nolo” Solé (92), una auténtica institución de nuestra ciudad. Inmigrante español, fundador de un comercio histórico de Arrecifes como “Casa Solé”, Nolo fue un baluarte de la Sociedad Española y del Club de Leones de Arrecifes, además de un jefe de familia ejemplar.

Comentarios

comentarios