Nota publicada en la página oficial del Dakar:

Son las 23h00 en el vivaque de Chilecito. El coche número 410 de los hermanos Di Palma llega en un estado calamitoso y Marcos sale de él con cara cansada y el cabello revuelto. A continuación analiza los daños del vehículo con sus mecánicos. La aglomeración es inmediata. La cota de popularidad de los Di Palma sigue siendo muy alta y el piloto hace alarde de amabilidad para explicar la jornada demencial vivida por su hermano y él. Una jornada maldita de esas que siempre tiene reservado el Dakar.

“Estábamos avanzando bastante bien. En un momento dado nos hemos detenido para ayudar a Norberto (Fontana) pero no hemos podido hacer nada por él. Después hemos tenido un problema con la dirección. Nos hemos quedado parados unos cuarenta minutos y nos han terminado alcanzando los camiones. Nos adelantaban a diestro y siniestro. Y de golpe nos ha embestido un Kamaz por detrás. Hemos dado una vuelta y media. El camión se ha detenido, no sé si por nosotros o porque ha pinchado una rueda… Debían de ser cosa de las 16h30… Cuando por fin hemos podido retomar la ruta hemos sufrido mucho en la pista, con la arena ya pisada por los camiones. Cuando nos hemos quedado encallados en la arena ha sido duro porque no podíamos sacar ni las palas ni las planchas debido al impacto del camión sobre el coche. Pero bueno, aquí estamos. Hemos pasado por todos los way points. La aventura continúa”.

Comentarios

comentarios