En medio del grave conflicto surgido a raíz del rechazo del Concejo Deliberante al Presupuesto 2012 y el consecuente ajuste que anunció el Intendente, los empleados municipales no se bancaron que los concejales se reunieran hoy en sesión extraordinaria para ampliar el Presupuesto 2011 del Concejo Deliberante debido a que ya se había gastado todo y ellos no podían cobrar sus dietas de diciembre ni los empleados del cuerpo deliberativo sus salarios.

Previo a la sesión, celebrada esta noche, hubo una reunión entre concejales, el secretario general del gremio municipal, Juan Maury; y el intendente, Dr. Daniel Bolinaga, con el fin de destrabar el conflicto. Pero los ediles de la oposición no se pusieron de acuerdo con el Intendente ni con Maury, por lo que la molestia de los trabajadores municipales aumentó.

En la sesión estuvo presente un numeroso grupo de empleados, que hicieron notar abiertamente su disconformismo, especialmente con la desacertada decisión de sesionar ahora de urgencia únicamente por el problema presupuestario del Concejo. Es así que los ánimos se fueron caldeando y al finalizar la sesión se generó un duro cruce entre los trabajadores y el concejal Roberto Donnola, quien salió a la calle a tratar de hablarles.

Juan Maury intentó detener a Donnola puesto que los ánimos estaban muy alterados, con la gente muy enojada; pero no lo logró.

Hubo insultos pero afortunadamente la situación no fue más allá de eso. Casi de inmediato se hizo presente la policía, para garantizar la seguridad, y los concejales siguen dentro del edificio, deliberando en privado sobre qué actitud tomar. Los trabajadores, en tanto, no se mueven del lugar y piden una solución inmediata. Ojalá prime la sensatez, de una vez por todas.

Comentarios

comentarios