La comunidad vasca en Arrecifes celebró este sábado los 100 años de la Sociedad Vasca, con un emotivo y colorido acto en la puerta del histórico edificio ubicado en calle Lamadrid.

Los vascos son de las comunidades que más arraigo a esas tierras e identidad mantienen a través de las distintas generaciones y de la distancia. Ser vasco es un sentimiento, se lleva en la sangre, no importa en el lugar del mundo donde hayas nacido o residas. Y eso se vio (y se sintió) en este acto.

Hubo palabras emocionantes, recuerdos, historias, bailes y la “frutilla del postre”. Se presentaron dos muñecos gigantes construidos con las figuras de “Cusa” Echaniz y “Pocholo” Loyola, honrando a estos grandes protagonistas e sostenedores de la riquísima colectividad vasca en nuestra ciudad.

Comentarios

comentarios