En la noche del último viernes Marcos Olmos denunció que dejó estacionada su moto de 125 cc. de color negra en la puerta de la casa de su madre, y al salir advirtió que se la habían robado.

Personal policial salió en busca del vehículo y advirtió que una moto similar iba rapidísimo por la avenida Intendente Blanco. Al observar el móvil de la policía, el tipo la pone a fondo e intenta escapar.

Por calles de tierra, los uniformados comienzan la persecución que los lleva hacia el barrio Presidente Kirchner. Al llegar a la calle Brasil, los dos ocupantes de la moto se caen y salen rajando corriendo.

Se comprobó que la moto era, efectivamente, la robada a Olmos. Pero los chorros lograron fugarse.

(Foto ilustrativa)

Comentarios

comentarios