El vaso medio vacío o el vaso medio lleno. Esa es la cuestión. El tema de la inseguridad y la actuación policial se puede ver de las dos maneras en los últimos días, con tres hechos que generaron revuelo no por lo importante sino por la relevancia de sus protagonistas.

En el término de diez días le robaron al intendente Dr. Daniel Bolinaga, al cura párroco Adrián Galligani en la propia Iglesia e intentaron hacerlo con un auto del secretario de Gobierno, Julio Suárez, tal como lo informamos. El mensaje de estos tres hechos es que los chorros ya no tienen límites a la hora de elegir a sus víctimas, que se animan a todo. El vaso medio vacío…

El vaso medio lleno, en tanto, indica que el intento de robo del auto de Julio Suárez fue evitado por la rápida intervención policial, deteniendo a tres sujetos en el lugar del hecho. En tanto los delitos en la casa del Intendente y en la Parroquia San José fueron esclarecidos rápidmente, con los elementos recuperados y los culpables aprehendidos. En el caso de la Iglesia, con el equipo de audio que le robaron puesto a la venta en la Avenida Molina. El vaso medio lleno…

Después, que la Justicia largue a los chorros para que puedan seguir delinquiendo tranquilos, es otra historia.

Comentarios

comentarios