En la mañana de hoy, Arrecifes perdió a un gran hombre, un personaje emblemático, una auténtica institución de la ciudad en el ámbito comercial.

A los 79 años falleció Antonio Reigosa, ex propietario y símbolo del tradicional Bar Plaza, centro de reuniones sociales de varias generaciones de arrecifeños.

Laburante honesto y sacrificado, activo impulsor de la evolución de la calle Ricardo Gutiérrez como principal arteria comercial de la ciudad. Y por sobre todas las cosas, un tipo bárbaro, ejemplar.

Es una de esas muertes que duelen, que entristecen a toda una comunidad.

Los restos de Antonio son velados en la Cochería Ametller, Santiago H. Pérez 515, y se informó que serán sepultados en la misma tarde de hoy, en horario a confirmar.

En lo personal, mi más sentido pésame a toda su familia.

 

Comentarios

comentarios