Juicio por la muerte de Milagros Costa: se complica la situación de los pediatras

(AUDIO) Este martes y miércoles se cumplieron dos jornadas del juicio oral y público por el caso del fallecimiento de la beba Milagros Costa, ocurrido el 2 de agosto de 2010, después de casi nueve años de lucha de sus padres, Fernando Costa y Laura Estelrick.

En el Juzgado en lo Correccional 2 de San Nicolás, el juez Sebastián Zubiri tomó declaraciones a los querellantes, los padres de la beba; a los imputados, los médicos Fabián Trobbiani y Marcelo Fabián Herrera, quienes en ese momento trabajaban en el Hospital Municipal de Arrecifes, y a testigos aportados por el fiscal Patricio Mugica Díaz y por la defensa.

El abogado de la familia Costa, Dr. José Luis Rodrigo, visitó los estudios de Radio Uno (107.1) y se refirió al desarrollo del juicio:

“Declararon los integrantes del cuerpo médico del Hospital San José de Pergamino, que fue donde terminó internada la bebé, con el posterior desenlace de su fallecimiento fallecimiento. Son siete, pero hasta el momento declararon seis porque la Dra. Liliana Marzo se encuentra de viaje en el exterior y por ello se pasó a un cuarto intermedio para el miércoles de la semana próxima, ya que el magistrado considera de sumo interés su testimonio. La Dra. Marzo es la neonatóloga que estaba de guardia el día que Milagros ingresó al Hospital de Pergamino, el 19 de julio de 2010”, explicó el abogado sobre el curso del juicio.

Y agregó: “El resto de los testigos declararon en el mismo sentido de nuestra denuncia y de la acusación del fiscal, corroborando el deterioro físico de la bebé y la falta de atención hacia ella. Fue muy importante el testimonio de la enfermera Olga Pittacolo, hoy jubilada pero en ese momento trabajando en el Hospital de Arrecifes, quien cuenta con un gran prestigio y honorabilidad en nuestra ciudad y ha recibido a cientos de bebés. Ella coincide con los papás de Milagros en que la beba no succionaba el pecho y que los médicos no concurrieron a los llamados que le hizo ante esa situación. Incluso desconoció un supuesto informe con su firma en el Hospital, que no era ni su letra ni su firma”.

“Los papás de Milagros no buscan venganza ni nada por el estilo. A la vida de la beba no se las devuelve nadie. Por el contacto que tengo desde hace años con ellos, entiendo que lo que necesitan es que se haga justicia para cerrar una historia tan sensible y dolorosa como es la muerte de un hijo. Y si bien lo saben perfectamente, que la Justicia compruebe que se debió a negligencia de los profesionales. Acá no se está juzgando la calidad humana de nadie y creemos que todos se pueden equivocar, como cualquiera de nosotros, pero en el caso de los médicos están vidas en juego y en éste se perdió la de Milagros. No podemos hacer como que no pasó nada; cada uno debe hacerse responsable de lo que le toca en la gravedad de este hecho”, agregó Rodrigo.

“Particularmente considero que, tras las declaraciones y las pruebas aportadas por la fiscalía (debo destacar el profesionalismo, la seriedad y el compromiso del Dr. Mugica Díaz, hasta en lo humano, contendiendo a los papás), ambos médicos imputados están en una situación muy comprometida. Y creo que el juez también lo sabe. No obstante, en varios juicios mi parecer fue diferente de la sentencia. Por eso aclaro que simplemente es lo que yo pienso, ya que la evaluación definitiva está pura y exclusivamente en la interpretación del magistrado”, agregó el abogado arrecifeño.

“La última jornada del juicio será el miércoles de la semana que viene cuando se le tome declaración a la Dra. Marzo, que es el único testimonio que resta. Ese mismo día se producirán los alegatos, en los que el fiscal solicitará la condena que considere y la defensa, seguramente, la eximición de los imputados. A partir de allí, el Juez tiene cinco días hábiles para expedirse con el veredicto. Yo considero que lo va a hacer antes, quizás el lunes o martes después de Semana Santa, porque las cosas han quedado muy claras. Para mí, condenará a los doctores Trobbiani y Herrera, pero reitero que es apenas mi sensación”, expresó el Dr. Rodrigo en la 107.1.

Respecto de las penas que pueden caberles a los médicos pediatras, el abogado de la familia Costa manifestó: “Están acusados de homicidio culposo, lo que significa sin intención de cometerlo, ya que sabemos que no lo han hecho intencionalmente, por supuesto. En este caso se establece una privación de la libertad de uno a tres años (es excarcelable) y la inhabilitación en el ejercicio de la profesión por cinco años. De ninguna manera corren el riesgo de ir presos”.

Comentarios

comentarios