La foto que encabeza esta nota podría pasar como de un autódromo nacional con las tribunas repletas de público, si no fuera por el detalle que están en pista juntos un TC y un TRV6.

Desde la reanudación de la Fiesta Provincial del Automovilismo, con la realización de su séptima edición en octubre de 2016, en el primer año de gestión del intendente Javier Olaeta, este evento tuvo altos y bajos. Y pese al esfuerzo que siempre le puso la Municipalidad de Arrecifes, en alguna oportunidad no estuvo a la altura de la jerarquía histórica de nuestra ciudad en este deporte, como cuando en 2019 salió del Circuito Costanero y se presentó sobre la Avenida Merlassino.

Pero lo importante es cuando de los errores se aprende y se trata de corregirlos, como sucedió este sábado y domingo, en la 12ª edición.

Esta Fiesta Provincial del Automovilismo fue la mejor realización, sin dudas, desde su regreso; y una de las mejores junto a la recordada cena en la casa de la familia Di Palma, con la presencia de grandes figuras del automovilismo argentino.

Las aproximadamente 25 personas que pasaron por el Costanero durante los dos días de la muestra reflejan el rotundo éxito. Pero no sólo ello: fue la mejor de todas en cantidad y calidad de máquinas presentes, abriéndose más que nunca a la Argentina fierrera y con mucha presencia de autos y equipos ajenos a nuestra ciudad.

El apoyo oficial de la ACTC, de la Asociación Argentina de Volantes, del Museo Juan Manuel Fangio de Balcarce y de museos automovilísticos de otras ciudades, de la presencia de otras categorías nacionales como el TN y el Top Race, le dieron realce a esta celebración en la tierra más emblemática del país en automovilismo.

Balcarce disfruta de haber sido declarada Capital Nacional del Automovilismo gracias al inigualable Fangio, pero en la realidad -e indiscutidamente para todo el ambiente- la auténtica Cuna de Campeones es Arrecifes.

Todos los visitantes que llegaron de otras ciudades, incluidos periodistas especializados y equipos acostumbrados a recorrer todo el territorio argentino siendo parte de grandes competencias, quedaron maravillados con lo que vieron y vivieron en nuestra ciudad.

Observar y escuchar el ruido de motores de un TC girando junto a un Top Race, por ejemplo, y con la oportunidad de que hagan lo propio todas las divisiones competitivas y aficionadas, desde camionetas hasta motos, fue en centro de atracción que había faltado en ocasiones anteriores.

Fue fundamental para este éxito, además, la decisión municipalidad de “abrir la fiesta” a la intervención directa de otros sectores en la organización, como son el Arrecifes Automóvil Club y la Cámara de Comercio e Industria local. La suma de esfuerzos dio como resultado un fiesta de la que todos los arrecifeños debemos sentirnos orgullosos.

En esta 12ª edición de la Fiesta Provincial del Automovilismo se vio, realmente, un esfuerzo organizativo descomunal para una ciudad pequeña como la nuestra. Todo para destacar, nada para criticar.

Comentarios

comentarios