El último viernes, una pizzería ubicada en la zona de barrio FOPROVI fue asaltada por menores de edad armados con cuchillos.

Los chorritos irrumpieron en el local en momentos en que la dueña y una empleada se encontraban trabajando. Uno de ellos amenazó a la empleada con un arma blanca, exigiéndole que les entregue la recaudación y un teléfono celular.

La chica les dijo que no tenía celular y los pibes alcanzaron a agarrar 20 pesos cuando la dueña reaccionó y sacó una cuchilla grande, intimándolos a que se fueran antes que “los corte en pedazos”.

Los menores huyeron, afortunadamente sin que se produjeran agresiones físicas de ninguno de los dos lados. “Son conocidos; del barrio. Ya hicimos la denuncia. Por más que sean menores, la Justicia debería meterlos presos”, dijo la propietaria de la pizzería.

Comentarios

comentarios