Una nueva jornada complicada volvieron a tener hoy José Luis y Marcos Di Palma en la quinta etapa del Dakar Argentina-Chile-Perú 2012, que finalmente lograron completar en el puesto 92º.

El día amaneció para los arrecifeños con la triste noticia del abandono de Norberto Fontana-Gerardo Scicolone, al no poder reparar el motor de la VW Amarok averiado ayer. Enseguida, se conoció que los Di Palma habían largado con “media” Toyota, ya que la chapa de la parte trasera prácticamente no existía luego de ser chocados violentamente el miércoles por un camión Kamaz; y a poco de andar rompieron un portamazas.

Este inconveniente los tuvo detenidos mucho tiempo hasta que lograron repararlo y seguir. Y más adelante en el camino volvieron a parar para auxiliar a Emiliano Spataro, que estaba con inconvenientes.

Retrasados, siguieron y consiguieron arribar al final del tramo Chilecito (La Rioja)-Fiambalá (Catamarca), con lo que queda de la castigada Hilux. Fueron 92º en la etapa y están 94º en la general.

Pese a tantos contratiempos, el clima decidió ponerse ahora del lado de los Di Palma, ya que por la nieve que impide hacer en competencia el cruce de la frontera hacia Chile, los organizadores decidieron suspender mañana la sexta etapa. Todos los vehículos cruzarán la Cordillera, pero enfilados, haciendo sólo el tramo de enlace. Esto les permitirá a José Luis y a Marcos descansar un poco de la tremenda exigencia y a su equipo trabajar en reparar aunque sea algo de todos los daños que tiene la camioneta.

Comentarios

comentarios