Olaeta cerró el 2018 con un aprobado

El tercer año de gestión municipal del equipo encabezado por el intendente Javier Olaeta se mantiene con una calificación positiva a criterio de buena parte de los arrecifeños. De hecho, los sondeos con vistas a su reelección en 2019 lo posicionan claramente como el candidato con mayor intención de voto.

Más allá de lógicas diferentes miradas y opiniones, en el balance del período 2018 se muestran:

SALUD: Un importante avance en materia de salud. El Hospital Municipal ha mejorado mucho su infraestructura y equipamiento, comparativamente con lo que recibió. La inversión ha sido significativa en este área, con recursos municipales, aportes de la Provincia, de la comunidad (a través de la Cooperadora) y de entidades intermedias como el Club de Leones.

SEGURIDAD: Dentro del contexto nacional y regional, y sabiendo que el delito cero no existe, podemos decir que Arrecifes se mantuvo como una ciudad segura en 2018. En conjunto con la Secretaría de Seguridad, encabezada por el Dr. José Tenorio; y por la Jefatura de Policía Comunal, liderada por el comisario Gustavo Izquierdo, se mejoró en cantidad de efectivos y móviles policiales, se reforzó el patrullaje en los barrios (sumando en esta tarea a la Patrulla Urbana Municipal) y en el esclarecimiento de ilícitos. Lamentablemente la Justicia sigue sin acompañar debidamente.

TURISMO: Trabajo a destajo para la generación de convocantes eventos que han convertido a Arrecifes en un polo de atracción regional, desde lo deportivo hasta los espectáculos artísticos. El Cicloturismo y las competencias automovilísticas nacionales que tuvieron como sede a nuestra ciudad fueron los mayores aciertos. También ha mostrado un valioso apoyo a iniciativas privadas en ese sentido.

MEJORAMIENTO DE CALLES: Quizás más lento de lo esperado, pero se han continuado asfaltando y mejorando con RAP muchas cuadras, favoreciendo la calidad de vida de los vecinos. Lo mismo con los cordones cuneta.
En contra de esto, se observan varios trabajos iniciados que han quedado inconclusos y, lejos de mejorar las condiciones de los vecinos, es una situación que los está perjudicando y complicando su vida diaria.

TRABAJO: Las políticas económicas nacionales han atentado duramente contra la generación de puestos de trabajo. Por el contrario, se han perdido. Y se han precarizado muchos otros empleos. La economía arrecifeña mostró una fuerte caída, como sucede en todo el país. Ante esto, ni Olaeta ni ningún otro intendente puede hacer demasiado.
A favor, el Plan Estímulo con el que la Municipalidad ayuda económicamente a 30 jóvenes capacitándose en distintas empresas de la ciudad.

TRÁNSITO: Parece ser un tema insoluble eternamente en Arrecifes. Los accidentes son cada vez más reiterados. Se ha ordenado bastante el radio céntrico con el estacionamiento medido. Y una vez más, si bien hay gente que lo usa por conciencia propia, se volvió a perder la batalla de la obligatoriedad del casco en motociclistas ante una sociedad históricamente rebelde en ese sentido.

NOCTURNIDAD: Otra cuenta pendiente y un problema social. El descontrol en la vía pública en las noches de fines de semana es importante, con desmanes, incidentes, heridos, roturas y demás. Las aprehensiones por disturbios son constantes y reiteradas.

ECONOMÍA: Pese a las dificultades económicas generales, el área de Hacienda municipal cerró un ejercicio prolijo, sin apremios. Se cumplió la mejora salarial acordada con el Sindicato de Trabajadores Municipales y se les otorgó un bono de fin de año. Se mantiene la cadena de pagos con proveedores y los servicios públicos no se ven resentidos.

EDUCACIÓN: Si bien depende de la Provincia y no del Municipio, los fondos recibidos han sido distribuidos de acuerdo a las necesidades de cada establecimiento, en base a proyectos presentados por los mismos. Para esto ha sido importante el trabajo del Consejo Escolar en su conjunto, la muy buena gestión de la Jefatura Distrital a cargo de Martha Ramírez y la colaboración de la Dirección de Educación. También cuentan a favor los cursos de capacitación y el convenio con la UTN San Nicolás, ayudando económicamente y trasladando a los jóvenes que estudian.

ADJUDICACIONES Y LICITACIONES: Quizás el punto más cuestionado de la gestión Olaeta. No han sido prolijas en su mayoría y en varios casos no han cumplido con lo convenido. Tampoco muchas concesiones se publicitaron lo suficiente y es un punto negro en la necesaria transparencia. Aquí también ha fallado el debido control del Concejo Deliberante.

LABOR LEGISLATIVA: Si bien ha recibido reiteradas críticas del sector más duro del kirchnerismo, el Concejo Deliberante ha acompañado en los temas importantes la gestión de Olaeta, más allá de contar con mayoría propia. El trabajo del presidente del Cuerpo, Paqui Bóveda, y del concejal oficialista con mayor experiencia, Martín Reddy, han sido vitales como brazo ejecutor del oficialismo en la tarea legislativa. El Ejecutivo debería escuchar un poco más al Concejo.

TRABAJO SOCIAL: En una realidad social difícil y alterada, no ha sido suficiente lo actuado por la Municipalidad en esta materia. Reiterados casos de necesidades insatisfechas, la proliferación de comedores comunitarios, la desprotección de mujeres y menores ante hechos de violencia familiar requieren de mayor y urgente atención.

Comentarios

comentarios