“DISCULPEN, PERO NO PUEDO”

“DISCULPEN, PERO NO PUEDO”



Con esa frase, la concejal de Juntos por el Cambio Soledad Martínez se excusó con sus compañeros de bloque y se abstuvo de acompañarlos en la postura de negarse a que se investiguen las irregularidades en el otorgamiento de las becas a estudiantes.

La más joven de los ediles oficialistas ingresó como suplente al Cuerpo ante el pedido de licencia de la Dra. Romina Matkovich y este martes “se animó” a votar distinto que su bloque, junto con Gustavo Picoy.

Martínez es docente y eso no es un dato menor. En esta sesión extraordinaria se trataba la educación como único punto, con el tema del controvertido otorgamiento de becas a estudiantes terciarios y secundarios que cursan fuera de Arrecifes.

Soledad no habló en el transcurso del largo debate, pero se la observó escuchando muy atentamente. Y algunos de sus gestos hacían presumir que no compartía todo lo que decían sus compañeros de bloque.

Llegó el momento de la votación y las opciones eran: aprobar que se investigue lo que pasó en el otorgamiento de las becas -lo que propuso el Frente de Todos- o negarse a la conformación de la Comisión Investigadora -la postura de Cambiemos-.

Es raro que el oficialismo no vote encolumnado íntegramente en lo que decide su partido (gabinete municipal y líderes del bloque). Pero esta vez Soledad Martínez “desobedeció”. Y no lo hizo en contra de su bloque pero sí se abstuvo.

Al finalizar la sesión, se excusó con sus compañeros: “Disculpen, pero no puedo”. Y se refería a negarse a la investigación del legítimo otorgamiento de las becas. Le salió de adentro su espíritu educador.

Luego le comentó a concejales del oficialismo: “No sé por qué no les quieren entregar los expedientes. Yo estoy dispuesta a colaborar para que esto se esclarezca y sea justo. Cuenten conmigo para eso”.

Una concejal que en el reducido mundillo político se tomaba como “secundaria”, terminó convirtiéndose en gran protagonista de la sesión por el BecaGate.

Comentarios

comentarios