“TERMINEMOS CON LAS MEZQUINDADES POLÍTICAS Y APOYEMOS AL PERSONAL DE SALUD, QUE NO DA MÁS”

“TERMINEMOS CON LAS MEZQUINDADES POLÍTICAS Y APOYEMOS AL PERSONAL DE SALUD, QUE NO DA MÁS”



Marcos Di Palma se mostró disgustado con el intendente Javier Olaeta, a quien llamó a la reflexión.

Marcos Di Palma acompañó esta mañana al viceministro de Salud de la Provincia, Nicolás Kreplak, en la entrega de un nuevo respirador al Hospital Municipal de Arrecifes. Los funcionarios bonaerenses fueron recibidos por el intendente Javier Olaeta; el secretario de Salud, Carlos Mondino y el director del nosocomio local, Santiago Monina.

Luego de recorrer el Hospital junto al viceministro y a las autoridades de salud arrecifeñas, el diputado provincial habló con Radio Uno (107.1) y no ocultó su malestar:

“Llegamos contentos al Hospital por la rápida respuesta que recibimos del gobernador Axel Kicillof, del ministro Daniel Gollán y del viceministro Kreplak, quien encima vino personalmente a interiorizarse de la situación que atraviesa nuestra ciudad en esta pandemia. Creo que un nuevo respirador es importante para el Hospital. Pero me sorprendí con la actitud del intendente Olaeta, de cierto destrato hacia nosotros. Que lo haga conmigo no me importa, porque no soy nadie, pero entiendo que le faltó el respeto a un viceministro de la Provincia que vino a preocuparse por nuestra ciudad. Llegó tarde, molesto, y ni siquiera lo acompañó en la recorrida por el Hospital. Suerte que tenemos a dos médicos de lujo como los doctores Mondino y Monina, quienes estuvieron a la altura de la situación y salvaron el incómodo momento”, arrancó relatando Di Palma.

Y agregó: “Incluso vi como Olaeta trató mal a una periodista que estaba filmando; yo pensé que estaba bromeando. La verdad que me sorprendió, no sé qué le pasaba. Después me contaron que no había invitado a la prensa y por eso se molestó. No sé cómo se manejan esas cosas porque la verdad es que nunca me preocupé por eso. Yo fui porque me lo pidió el ministro, pero está claro que al Intendente no le gustó”.

Marcos se despegó rápidamente de la polémica:

“Tenemos que terminar con las mezquindades políticas y apoyar más a los médicos y al personal de salud, que no dan más. A mí me importa la gente, no discutir si al respirador lo trajo Olaeta o lo traje yo. Lo único que me interesa es que el respirador está en el Hospital de Arrecifes.
Todos saben que a mí no me gusta mostrar nada, que no hago política con las necesidades de la gente. De hecho, mucha gente dice que no hago nada como diputado, ¿o no? Yo sí sé que hago, y en toda la provincia, porque trato de estar siempre donde se me requiere y cumpliendo con todo lo que puedo hacer. Pero no me gusta andar contándolo y desde la política misma se me critica por eso. Entonces, que el Intendente se quede tranquilo, digo yo que lo trajo él al respirador”.

Consultado sobre la relación con el Gobierno municipal, el legislador bonaerense contó que “no me llaman para nada. Yo podría colaborar igual, es verdad, pero no sé en qué. Es difícil ayudar a quien no quiere ni se deja ayudar. El que conduce la ciudad hoy es Olaeta y no puedo meterme en donde no me llaman y donde no quieren que yo participe. Lo mucho o poco que puedo hacer lo hago por los vecinos que me vienen a ver en forma particular. Lo mismo ocurrió cuando el ministro Sergio Berni pidió los patrulleros para La Matanza: yo me enteré por los medios cuando ya se los habían llevado”.

Y amplió: “Tengo que reconocer que, durante esta pandemia, quien siempre me llama es el Dr. Mondino. Con él pudimos conseguir el respirador, que me lo pidió, pudimos conseguir plasma y anteriormente cubrimos otras necesidades de salud que no vienen al caso. Destaco la tarea de Mondino y del Dr. Monina, quienes son dos animales trabajando, respetuosamente dicho, claro. Y se lo dije al propio viceministro Kreplak”.

Para terminar, Di Palma pidió: “Dejémonos de joder con el egoísmo político. Hoy la gente y el personal de salud nos necesita a todos juntos, estamos en una situación crítica. Todos están cansados y los médicos más. Tenemos que cuidarnos entre nosotros y apoyarlos a ellos y dejarnos de estas pavadas. El gobernador Kicillof ya le demostró a Olaeta y a los 135 intendentes de la provincia que no hace diferencias con nadie, que trata a todos por igual, sean del partido que sean. Le pido públicamente a Olaeta que reflexione, que apoye más al personal de salud que está dejando la vida por todos nosotros. Actitudes como las que viene teniendo no le sirven a nadie”.

Comentarios

comentarios