En la tarde del último viernes, efectivos policiales de Arrecifes observaron que unas personas estaban cargando un auto en un camión, además de otros efectos personales. Al consultar a quien se presentó como propietario del vehículo, Clemente Albornoz, manifestó que se estaba mudando junto con su familia a otra provincia.

La Policía solicitó la documentación del auto, un Volkswagen Senda, y comprobó que tenía pedido de secuestro por robo desde el año 2003. Además, la numeración de los papeles del auto no coincidía con la real y las chapas patentes eran falsas.

El fiscal de turno ordenó el secuestro del auto y el inicio de una causa judicial.

(Foto ilustrativa)

Comentarios

comentarios