El sábado por la noche se realizó el esperado homenaje a Pablo Zabaleta, flamante campeón de la Premier League inglesa con el Manchester City.

Unas mil personas se dieron cita en el Estadio Municipal, convocadas por el Gobierno de Arrecifes para que todos los vecinos puedan brindarle su reconocimiento al futbolista más importante de la historia de la ciudad.

Los jugadores de las primeras divisiones de Obras Sanitarias y Huracán, que adelantaron su partido de la séptima fecha, se formaron en dos columnas en el campo de juego para recibir el ingreso de Pablo a la cancha, en medio de una lluvia de papelitos y fuegos artificiales. Los chicos del fútbol infantil lo esperaron en el círculo central. Las autoridades, también. Todos le hicieron sentir su admiración por los logros de este joven que la peleó muchísimo desde muy chico y llegó muy alto.

Zabaleta recibió distintos presentes del Gobierno Municipal, de la Liga de Fútbol, de los clubes, del Círculo de Periodistas Deportivos; pero lo más importante que se llevó fue el reconocimiento del público, que lo aplaudió de pie. Y las lágrimas de su padre, quien observó el homenaje desde una camioneta y no pudo evitar quebrarse en un conmovedor llanto.

Pablo se mostró sumamente atento, predispuesto a firmar mil autógrafos, sacarse mil fotos y charlar con todo el mundo. Visitó los vestuarios de los futbolistas de los dos equipos y los de los árbitros. Y luego del homenaje se quedó a ver el partido, disfrutando de la victoria de su equipo, Obras Sanitarias, 2-1 sobre Huracán. Un grande.

Comentarios

comentarios