En las últimas horas, en Arrecifes, volvió a aparecer una conocida práctica delictiva. En varios domicilios se han recibido llamados telefónicos anónimos indicando que se tiene cautivo a un integrante de la familia, en algunos casos con datos (tirados al azar, pero por ahí la embocan) de la persona que teóricamente sufrió este secuestro.

A quien reciba este tipo de llamados, se recomienda cortar de inmediato la comunicación y dar aviso a la policía. Los casos anteriores que se dieron sobre este intento de extorsionar gente, son de personas detenidas que realizan los llamados desde alguna unidad penitenciaria.

Comentarios

comentarios