Una buena noticia. El joven Yamil Acosta, accidentado el lunes, muestra una evolución neurológica y hoy salió del estado de coma en el que se encontraba. Según se informó en la Clínica La Pequeña Familia de Junín, donde se encuentra internado, tiene reacción a los estímulos y su vida no correría riesgos.

No obstante, su estado sigue siendo delicado. Está sedado por calmantes producto de las fracturas y fuertes golpes que recibió. Presenta traumatismo de cráneo, hundimiento de rostro, una pequeña fractura en una vértebra cervical, y el impacto también le afectó los pulmones y los riñones. La inflamación de la masa encefálica está disminuyendo.

Lo importante es que despertó. Ahora habrá que tener paciencia y muchos cuidados para seguir estabilizándolo e ir tratando cada problema, uno por uno. Está prevista una cirugía de rostro. La recuperación será muy larga, pero ya se dio el primer paso.

Comentarios

comentarios