Yamil Acosta (27) tuvo un nuevo avance en su recuperación tras el violentísimo accidente que sufrió al chocar contra un camión cuando manejaba su moto. Luego de la operación de reconstrucción de rostro a la que fue sometido la semana pasada, ayer le destaparon los ojos y se comprobó que su vista está perfecta. Aún sigue sin poder hablar por tener su boca cosida con alambres, debido a la misma intervención para reparar su estallido facial, y su estado general de salud es bueno.

Si todo sigue así, la semana próxima podrían darle el alta de la Clínica La Pequeña Familia de Junín, indicándole una internación domiciliaria.

El cuadro de Anyi Casella (20) es distinto. Sigue sin recuperar el conocimiento y con un cuadro febril que todavía no se pudo bajar. Los médicos del Hospital San José de Pergamino continúan realizando análisis de cultivo para conocer las características del virus que puede estar afectándola y combatirlo. Pero pese a todo, personal profesional que la tiene a cargo guarda cierto optimismo respecto de su reacción; sostienen que de a poco se pueden observar leves actos reflejos. Hay que seguir confiando en los médicos y, fundamentalmente, en Dios, rezando como lo vienen haciendo todos los que la quieren.

Comentarios

comentarios